Germinar semillas de marihuana

 

La germinación es el proceso por el que una semilla en presencia de agua y oxígeno eclosiona para dar nacimiento a una plántula. Una vez la semilla se ha abierto y vemos la punta de la raíz podemos decir que el proceso de germinación ha finalizado. A continuación, os detallo el proceso para germinar semillas de marihuana. Existen varios métodos, aunque el que aquí os detallo creo que es el más rápido y eficaz por bien que hay otras maneras de hacerlo que son también muy eficientes.

 

  • Cogemos un vaso de cristal y añadimos de 20 a 30 ml de agua del grifo, con el pH ajustado cercano al 6.3, para mi esta es la mejor manera, pero como recomiendan muchos bancos de semillas también se puede hacer entre dos servilletas húmedas encima de un plato. El papel de cocina también servirá. Hay que tener en cuenta que hoy en día existen varios productos que ayudan a germinar semillas de marihuana y son conocidos como ‘boosters’ o estimuladores de semillas. Son compuestos aceleradores que desinfectan y estimulan la germinación y funcionan muy bien y ayudan a aquellas semillas que son difíciles de germinar, no obstante, no es un producto indispensable, así que se puede prescindir de él y seguir asimismo los pasos indicados anteriormente con buenos resultados.

 

  • Añadir las semillas al vaso de agua y remover durante 3-5 segundos. Si por el contrario elegimos germinar semillas de marihuana con el método de las servilletas deberemos colocar la semilla entre dos servilletas y humedecer sin empapar. Repito porque es importante, humedecer bien, pero sin empapar las servilletas.

 

  • Dejar en remojo hasta que las semillas de marihuana germinen. Normalmente las semillas germinarán por un periodo aproximado de entre 24 y 48h a una temperatura ambiental de 21 a 24ºC. Si la temperatura es inferior, el tiempo estimado para la germinación se alarga. Pasadas las 48h, si no ha germinado, debemos cambiar el agua del vaso, porque el agua se deteriora y pueden aparecer elementos perjudiciales en el agua como algas, hongos etc…Una vez la semilla a germinado procedemos con el trasplante.

 

Primer trasplante tras la germinación

Para los más noveles quiero resaltar que la germinación termina con la eclosión de las semillas, justo cuando vemos los primeros milímetros de raíz. Cuando la mayoría de las semillas hayan germinado, recomendamos pasarlas al semillero o a unas macetas de unos 9cm de diámetro aproximadamente. Estas macetas han demostrado ser un recipiente perfecto como semillero para el cannabis, pero otras medidas similares también funcionarán correctamente.

Hay que tener en cuenta que tenemos que rellenar la maceta con el sustrato especial para semilleros que debe ser ligero y libre de plagas, con un buen drenaje y una buena oxigenación. No se deberían usar sustratos de baja calidad como los que venden en los chinos, supermercados y en algunos garden centers. Los pasos por seguir para germinar semillas de marihuana con éxito son los siguientes:

  • Hacer una pequeña hendidura de 0.5 a 1 cm de altura.
  • Colocar las semillas. Deben de colocarse siempre con la punta de la raíz hacia abajo. Colocar las semillas adecuadamente reduce las pérdidas por enrollamiento. Hundir las semillas a mayor profundidad, al igual que sobre prensar la superficie, reduce el nivel de éxito en la germinación y merma el vigor de las plántulas. Una buena manera de ayudar a la germinación y crecimiento de la plántula es añadir bacterias, y en el momento del trasplante es idóneo para añadirlas, las más conocidas son las micorrizas, tienen múltiples beneficios sobre la germinación de las semillas y sobre el sistema radicular de la plántula.  Las micorrizas son bacterias que estimulan la germinación y la formación de la raíz al mismo tiempo que previene infecciones de hongos radiculares y ayudan a una mejor asimilación de los nutrientes. Las micorrizas deben colocarse en la parte superior, lo más cerca posible de la semilla germinada, para así poder colonizar la raíz lo más rápido posible.

 

  • Tapar las semillas con un poco de turba y regar con 50ml de agua x plántula, hasta humectar todo el sustrato. Para este primer riego es recomendable utilizar un pulverizador, porque el riego tradicional podría desplazar la semilla o incluso hundirla demasiado.
  • Pasados 2-3 días a una temperatura de 24-26ºC las plántulas deberían emerger del sustrato; en este momento podemos irradiarlas con iluminación artificial o natural con un fotoperiodo de crecimiento (18 horas luz y 6 oscuridad).
  • En estas macetas las plántulas deben permanecer un mínimo de 7-10 días antes de realizar el siguiente trasplante, normalmente al contenedor definitivo. Aunque durante ese tiempo no es necesario abonar, se podrá empezar a abonar a partir de los primeros 7-10 días con un fertilizante de crecimiento para favorecer un desarrollo más rápido, pero recomendamos que se reduzca la dosis recomendada a la mitad. También existen estimuladores radiculares que funcionarán muy bien para el sano y rápido desarrollo de la parte no visible de nuestras queridas plantas.

 

Esperamos que este manual sirva de ayuda para germinar semillas de marihuana a todos aquellos que aun no están familiarizados con el procedimiento y que ayude a perfeccionar la técnica de germinar semillas de marihuana a todos los que ya tenían nociones. Si se sigue el procedimiento punto por punto, las semillas no suelen fallar. Te recomendamos que hechos un vistazo a nuestra tienda online si quieres elegir nuevas y excitantes semillas de marihuana.

 

 

Disfruta y comparte